sábado, 8 de mayo de 2010

Glas

Título original: Glas
Dirección: Bert Haanstra
Guión: Bert Haanstra
Año: 1958
País de producción: Holanda
Duración: 10 min
Formato: 35 mm, Color Technicolor.
Idioma: No hay dialogos.
Edición: Nunca editado en Video o DVD en España, editado en Holanda en DVD, en un pack con la filmografía del director, mas información en la web de Bert Haanstra.













Retrato de la producción artesanal de objetos de vidrio a través de técnicas de soplado y tallado acompañado de música de jazz.


*1 Un poeta, aun cuando trabaja bajo órdenes, no puede esconder su visión personal de las cosas. Así le pasó a Bert Haanstra cuando rodó y montó Vidrio.

La maquina de las botellas, los moldes, nuevas cabezas de obreros, soplando, que se suceden cada vez más rápidamente.

Bert Haanstra no usa el campo total. No era su intención hacer un film sobre la fabricación del vidrio en general. Ni tampoco usa el campo medio, excepto el de la maquina que reproduce botellas en serie. El film comienza y termina con la mirada sobre la puerta del horno donde comienza la inteligencia creativa del obrero.

Muchas tomas de caras en plano americano o en plano medio y primer plano, esto independientemente de las manos. Las tomas en plano americano representan una acción técnica, pero los primeros planos tienen su valor propio de expresión: la tensión de los músculos, la precisión de la mirada, la representación de la voluntad.

Las manos siempre en primerísimo plano que expresan su movimiento, su gracia, su habilidad. Las masas de vidrio que son trabajadas, los objetos que se realizan, son tomados siempre muy de cerca pero sin exageraciones. El director no desea una atención especial hacia el vidrio.
Este pequeño estudio de las diversas tomas, nos muestra el fin de Haanstra: no es tanto la composición del vidrio, las diversas fases de su fabricación, ni siquiera los objetos refinados que presenta sino el trabajo del hombre.

Los movimientos de la cámara son verdaderamente muy buenos. No tienen ni un solo tirón. Las tomas estáticas logran llamar la atención de las caras, de los gestos, de los obreros. Algunas panorámicas descriptivas: seis manos intervienen en la fabricación de un florero, una vista general sobre las botellas al final.
Luces y colores
La luz sobre el rostro y sobre las manos subraya el color de la piel, que tiene aquí un color de fuego, a causa del reflejo del fuego del horno. Ha sido el director ciertamente quien ha valorado este efecto. El tejido escocés de las camisas de los obreros añade más imaginación a la escena.
Todo lo que se refiere en el Film a la maquina, tiene un color verdoso mezcla de golpes de luz y vidrio en fusión. De este modo se llega a un ritmo siguiendo el color principal, que está combinado con la estructura cinematográfica, y estrechamente ligado a la música: I fuego, II verde, III fuego, IV cambio rápido de los dos.
La banda sonora
Sería mejor hablar de partitura sonora. La banda sonora es como
una fuga en cuatro movimientos que corresponden a las cuatro partes
del film:
I.- Música de jazz del quinteto Jacobs.
II.- Nada de música: sólo los ruidos de la maquina, chirridos, y luego
cada vez más fuerte la voz de la maquina que cuenta siempre imper-
turbablemente...4331,4332,etc...
III.- Piano-solo, jazz.
IV.- Quinteto como en el I.
El montaje audiovisual
La primera parte, que se refiere a las imágenes, al juego de las caras, las manos, las cañas, los moldes, los objetos de vidrio que giran, vienen acompañados por una partitura brillante de jazz, en la que el De la maquina le interesa solamente la regularidad, el automatismo, no el funcionamiento. Se para sobre el brazo-tenaza que incansablemente toma las botellas por el cuello. En la tercera parte, toma sólo las manos, en primer plano, manos que hacen sonar las cañas como si tocaran en las teclas del piano o en una flauta. Cualquier otra imagen es eliminada. Como única variación se nota la composición lineal de la imagen: la línea de fuerza es la caña, que sucesivamente, de modo horizontal, vertical u oblicuo, entra en la imagen.
La cuarta parte es una variación siempre más rápida de las tomas de caras de los obreros y de la maquina. La larga panorámica tiene una función evidentemente irónica.

Todos estos esfuerzos tienen un solo fin: poner en fila siempre las mismas botellas






Extra: Documental posiblemente de los años 40 de la Nederlanse Glasindustrie sobre la producción de vidrio en Holanda.
Fuentes de información: *1 Extracto de Un Ejemplo de Análisis Cinematografico de Fidel Martín Cillero, Patio de Butacas (info y descargas),

3 comentarios:

Anónimo dijo...

muchas gracias por el vídeo, pero es bastante mas que unos planos y música atractivos, no? creo que hay un mensaje de fondo bastante claro..

el lanzador de botellas dijo...

Me ha encantado el video. He hecho una entrada en mi blog con él y con el mensajo de fondo que comenta anónimo. Espero que no sólo no os moleste, sino que además os guste

Naranjas De Hiroshima dijo...

Nosotros encantados, nunca hubiese imaginado la posible conexion entre este documental y Mario Benedetti.
Buen post! Gracias por difundir!