martes, 13 de enero de 2015

Hey! Is Dee Dee Home?

Título: Hey! Is Dee Dee Home?
Dirección: Lech Kowalski
Fotografía: Mark Brady, Bert Wanderman 
Sonido: Rob MacDonald  
Producido por: Odile Allard, Ronni Raygun Thomas Montaje: Jay Bones 
País de producción: Estados Unidos
Año: 2003
Duración: 63 min.













¡Ey! ¿Está Dee Dee en casa? no es un biografía, sino el estudio punk de una leyenda rock punk. Dee Dee Ramone explica con franqueza qué sucedía durante los días de la formación de dicho género musical, es una experiencia rara. Nos da la impresión de que esta legendaria figura no es más que un niño ansioso y energético. En este documental Lech Kowalski captura algo que nadie más fue capaz de obtener de Dee Dee.

Guerrilla punk invade el Distrito Federal - Reseña DocsDF
Inmigración, drogas y rock and roll
por Eduardo Guillot

De entre los muchos francotiradores que conformarían una hipotética filmografía en torno al movimiento punk, Lech Kowalski es, sin lugar a dudas, el más peculiar de todos. Estadounidense de origen polaco, debutó a lo grande con una película titulada D.O.A. (1980), que documenta la escena punk británica de finales de la década de los setenta (aparecen The Clash, Generation X, Sham 69, X-Ray Spex) y ha pasado a la historia por contener imágenes del frustrado tour por Estados Unidos de los Sex Pistols en 1978, el cual fue la tumba de la banda, además de un intento de entrevista con Sid Vicious y Nancy Spungen, en un momento en que ambos demuestran encontrarse bastante, digamos, indispuestos.

No volvió a ponerse tras la cámara hasta siete años más tarde, cuando Troma, una productora de serie Z especializada en gore, le financió Story of a Junkie (1987), también conocida como Gringo. 

Aunque se trata de un drama de ficción, conectaba con sus intenciones documentales al estar interpretada por actores no profesionales y rodada siguiendo preceptos cercanos al cinéma vérité. La otra conexión con su debut era, como se puede deducir por el título, el protagonismo de las drogas.
Desde entonces, se ha mantenido en el terreno documental, reincidiendo en temas relacionados con el rock y las drogas, que ha abordado sin tapujos en películas como Born to Lose: The Last Rock & Roll Movie (1999), centrada en la figura de Johnny Thunders, miembro de New York Dolls, líder de The Heartbreakers y adicto a la heroína, o Hey! Is Dee Dee Home? (2002), basada en un larga entrevista con Dee Dee Ramone, en la que el bajista del grupo neoyorquino habla de sus problemas con las drogas de manera franca y proporcionando jugosas anécdotas.

En paralelo a sus incursiones rockeras, Kowalski ha puesto la mirada en otros asuntos relacionados con subculturas concretas. En Boots Factory (2002), por ejemplo, se sumerge en una comuna de skinheads polacos que ha puesto en marcha una fábrica de calzado. Y también ha buceado en sus orígenes en títulos como Hitler’s Highway (2002), sobre el intento de los nazis de construir una carretera que conectara Polonia y Alemania pasando por Auschwitz, o la sorprendente East of Paradise (2005), en donde compara los recuerdos de su madre en un gulag soviético con sus propias experiencias entre los yonquis del Lower East Side de Nueva York.

Una trayectoria marcada por los personajes desubicados y al margen, a los que el cineasta siempre ha tratado de comprender sin juzgarlos, poniendo su cámara al servicio de historias poderosas que hablan por sí solas, pedazos de vida marginal que quizá incomoden, pero forman parte de la sociedad contemporánea.

Eduardo Guillot es periodista, dinamizador cultural y especialista en documental rock.