jueves, 11 de diciembre de 2008

British Sounds - Sonidos Militantes

Titulos originales: British Sounds, See You at Mao
Dirección: Jean-Luc Godard, Jean-Henri Roger
País de producción: UK, France
Idiomas: Ingles (V.O.). Subtítulos: Español
Sonido: Fred Sharp en Mono
Año: 1969
Guión: Jean-Luc Godard, Jean-Henri Roger
Fotografía: Charles Stewart
Formato: 1.37. 35mm. Color
Duración: 54 min.
Montaje: Elizabeth Kozmian (en realidad, editado por Christine Aya)
Prod Co: Kestrel Productions para LWT
Producción: Irving Teitelbaum
Info via: IMDB, SenseofCinema
Editado en el estado español por Intermedio en formato cofre con 5 dvd's con un diseño elegante y bonito con un libro de 64 págs. Con el titulo: Cofre Jean-Luc Godard y el Grupo Dziga Vertov. Por: 59.95EUR
Agradecimientos al foro: Cultivadores de Culto.

Imágenes y sonidos de la cadena de montaje de la British Motor Co. (Cowley, Oxford); un presentador de TV, estudiantes de Essex haciendo carteles politicos, un grupo de militantes obreros marxistas. Jean-Luc Godard construye un film político en el que estudia las condiciones de trabajo de la clase obrera en Gran Bretaña y de las posibles vías revolucionarias de ésta para derrocar a la clase dirigente.

Extracto de articulo por Jonathan Dawson

Salvajemente polémica pieza de cine político de Jean-Luc Godard , British Sunds, ofrece una clara evidencia de fueron los franceses Nouvelle Vague (Nueva Ola) a finales de la década de 1960 , pero fue algo monolítico, o incluso ofrece una coherente y unificada filosofía práctica de la cinematografía y la intención. Estilísticamente, político, artístico, esta descripción libre de la película apenas podría ser más diferente de la Hitchcockiana vision de Claude Chabrol, la visión poética de Jacques Demy, o la más suave humanismo de François Truffaut.

Ciertamente British Sounds no podría haber sido realizada por ningún otro director en el mundo del cine en ese momento, aunque Godard fue abrir las puertas a un regreso a la agitprop cine de la década de 1920, específicamente el de el documentalista soviético Dziga Vertov, patron del propia nombrede la película colectiva.

Ciertamente, las propias películas del Grupo Zdiga Vertov, esperemos revolucionario todavía hoy. Sin embargo si lo comparamos con el trabajo de Vertov de la década de 1920 podría no parece tan moderno (o post-moderno), después de todo. Creado en gran parte de las imágenes documentales, las películas de Vertov representaban una mezcla intrincada de arte y de política retórica y poética. Es esta estética, así como la polémica que acompaña, que Godard está tratando de emular: "La película drama es el opio del pueblo ... con Bourgeois cuento de hadas ... escenarios de largo vivir la vida como lo es!"

Todo esto suena como mucho, como el futurista italiano Marinetti como lo hace von Trier, como la prohibición de las películas Dogme en el últimos años del siglo 20. Sólo comparar Vertov con esta declaración del Manifiesto Dogma de 1995.

El cine anti-burgueses se convirtió en el cine burgués, porque las bases sobre las que sus teorías se basaron fue la percepción burguesa del arte. El concepto fue del autor romanticismo burgués desde el comienzo y, por lo tanto ... false! falso!

Godard y su colectivo se han puesto de acuerdo, por lo menos con el tipo de cine exigió la práctica. La via de la revolución de 1968 podría haber sido mejor, pero el momento era el adecuado para un nuevo cine revolucionario, para los nuevos movimientos del trabajador, como fueron más mortíferas las teorías de la Baader-Meinhof (Alemania) o las Italianas Brigate Rosse (Brigadas Rojas).

La película en sí, en 54 minutos es más que un documental de televisión, es, sin duda, una sorprendente, pero fallida de Cine Revolucionario. Esto marcó una nueva etapa en la evolución de la estética moderna del cine más radical Maverick. Con esta película, Godard solto una propaganda audio-visual sobre la barrera de los sentidos, que combina el maoísmo, The Beatles, múltiples pistas de sonido, un punto cero de cine de estilo, la desnudez (femenina, por supuesto), extractos de Richard Nixon, Georges Pompidou, y El Manifiesto Comunista.

Hay seis grandes secuencias de la película, cada uno obedeciendo el Grupo Dziga Vertov en las creencias de la primacía de la larga y disparó inmediatas, intercalados con gráficos y momentos polémicos. Así pues, la primera parte es un solo diez minutos de seguimiento a lo largo de la línea de montaje de MG (en sí misma un artefacto burguesa) en el British Motor Car Company en Cowley, Oxford. Luego, en lo que parece y pretende ser un temprano intento de "cine feminista" (aunque uno construye a partir de un punto de vista muy masculino), una mujer desnuda camina alrededor de su apartamento, las charlas en el teléfono y, finalmente, se convierte en la cara más bien lasciva de la cámara.

En la tercera secuencia, los disparos de los trabajadores son intermedio con una emisión de noticias en directo en un monitor de TV y en el quinto, los estudiantes de la Universidad de Essex están haciendo carteles criticando la música pop. Por último, un puño de golpes a través de una Unión Jack. Todos muy agitprop y también es cierto que prefigura el lado menos político de la escena británica Punk - aún a años de distancia.

La película fue hecha para (y desde entonces prohibida) Londres Weekend Televisión. Se trata de un documental en el estilo y la forma, pero diseñado como un artefacto político en el que Godard asalta la sensibilidad con una serie de imágenes y provocaciones. Las consignas son a veces humorísticas, a veces meramente decorativas, aunque Godard puede negar esta lectura burguesa. Varias escenas ampliado, tales como aquellos en los que los trabajadores de la fábrica de automóviles de Dagenham discuten las relaciones de trabajo, son crujientes, simple y también un valioso registro industrial de la retórica.

A lo largo de British Sunds a menudo hay una sensación de que el control autoral esta abandonado y el impacto global de la película no parece enteramente a través de pensamiento. La escena donde radicales estudiantes de la Universidad de Essex están haciendo carteles, confirma una ironía inconsciente, posiblemente, la impresión de que la revolución política mundial sólo provienen de los verdaderos trabajadores que lo necesitan, y no de los académicos bien pagados - o incluso de cine francés - que desempeñan cierto en el juego en lo que ahora parece un dilentantismo y, de hecho, y no de manera privilegiada.

© Jonathan Dawson, septiembre de 2005



Reacciones:

1 comentarios:

Anónimo dijo...

el q jha escrito este articulo no tiene ni puta idea ni de Godard, ni de Vertov, ni de comunismo