viernes, 5 de agosto de 2016

Soy Autodefensa - Viaje por una rebelión Armada

Título original: Soy Autodefensa - Viaje por una rebelión Armada
Dirección: Nicolás Tapia Correa 
Producción: Laura Salas 
Fotografía: Gastón Gallardo, Luis Iborra, Laura Salas, Juan José Estrada Serafín, Nicolás Tapia
Música original: Jota Pantano 
Mapas y arte gráfico: Mezcalito 
Edición video y audio: Nicolás Tapia Correa 
País de producción: México 
Año: 2016 
Duración: 57 min.
Licencia: Creative Commons BY-NC-SA  









Soy Autodefensa - Viaje por una rebelión Armada


“Las Autodefensas o comunitarios” surgen como una expresión desesperada de la población civil ante la inoperancia del estado para combatir la delincuencia organizada.

Realizada por comunicadorxs chilenxs y mexicanxs este documental intenta dar una mirada desde abajo de la resistencia armada que aún mantienen comunidades campesinas en México.

Una realización de Tequio Audiovisual http://tequioaudiovisual.org/





Fotografía: Juan Jose Estrada Serafin

Comunidades armadas combaten el narcotráfico en México


Tras el desastroso fracaso del gobierno en el combate al narcotráfico, ha sido el pueblo quién finalmente ha dado con la solución, tomar las armas y darles batalla de frente. 

El auto disminuye la velocidad y tras una prolongada curva comienzan a brotar las coloridas casas del pueblo de Peribán, seis jóvenes nos miran con profunda sospecha mientras rápidamente llenan sendos costales blancos con arena. Hace escasas horas un comando armado de campesinos, comerciantes, profesionales y pequeños empresarios, entró y explusó a punta de escopetas, ametralladoras y fusiles, a los Caballeros Templarios, organización criminal dedicada al narcotráfico que mantenía a la población bajo un despiadado régimen de horror. Los sacos son para construir las trincheras que detendrán las extorsiones, secuestros, violaciones y por supuesto, las balas del narco.



La comunidad de Peribán, cabecera de un municipio de 25 mil habitantes, en Michoacán, México, se reúne en la plaza principal para dialogar con las fuerzas liberadoras. Entre los recién llegados no se cuentan integrantes de esa localidad en específico, pero sí de los poblados aledaños que también se han alzado en armas recientemente. Rápido la asamblea decide reforzar las filas de los Comunitarios y lanzar los preparativos para continuar el avance y hacerle frente a los Templarios en el poblado siguiente, Los Reyes.

Las Autodefensas, o Comunitarios, como son llamados por los y las michoacanas, surgieron del hartazgo y la desesperación de vecinas y vecinos que ven como diariamente sus comunidades son destruidas mientras el gobierno y sus fuerzas del orden hacen vista gorda.

Guardabosques en Cherán. Kinoluiggi CC BY-N-SA


El primer estallido popular contra el narco se dió en la ciudad de Cherán, a 109 kilómetros de Morelia, capital del estado. El 15 de abril de 2011, las entradas principales de la ciudad amanecieron bloqueadas por mujeres, dueñas de casa, que decidieron impedir el paso a los camiones de las empresas madereras de la zona, empresas de propiedad templaria, y que habían comenzado sus trabajos contaminando el yacimiento de agua que alimentaba no solo a esa comunidad, sino que a otras cuarenta más. Como respuesta al movimiento ciudadano, se dejaron caer sobre las doñas un letal y variopinto contingente; talamontes, caballeros templarios y la propia policía municipal a la cabeza, marcharon armados por las calles para exigir la entrega de los choferes tomados como rehenes horas antes, desencadenando un enfrentamiento a muerte entre la comunidad y quienes buscan somertarla a través del terror.


Ronda Comunitaria en Cherán. Kinoluiggi CC BY-N-SA


En poco más de dos meses se cumplen tres años del levantamiento y los cheranenses celebrarán varias e importantes conquistas. No solo derrotaron al narcotráfico bajo su ley, la ley del plomo, la que a su vez obligó la formación de una Policía Comunitaria que actualmente es la exclusiva encargada de la seguridad del lugar, sino también celebran la expulsión de los partidos políticos y la policía municipal, aliados históricos del narco, para establecer su propio gobierno autónomo.


Hoy Cherán es el ejemplo a seguir para muchas de las comunidades alzadas a través de los Comunitarios, movimiento que en menos de un año ha liberado una cuarta parte del territorio de Michoacán y que en la práctica tiene en jaque al estado, en lo que respecta al monopolio del uso de la fuerza. Sus filas están integradas por civiles y han accedido a las armas comprándolas o recuperándolas directamente de los templarios abatidos en combate.

Si bien este movimiento inició con la experiencia del municipio de Cherán, el efecto en cadena se desató en febrero del año pasado, cuando la ciudad de Tepalcatepec decidió hacerle frente a sus opresores directos. A partir de ahí y hasta la fecha, semana a semana se han creado nuevas fuerzas de Comunitarios que avanzan rápidamente por el estado. Sus líderes, como era de esperar, han captado la atención principal de los medios de comunicación, quienes centrándose en sus personalidades y acciones han dejado de lado el profundo y complicado proceso político que han iniciado las comunidades al verse obligados de asumir un rol que históricamente ha sido exclusivo del estado.

LA AUTONOMÍA MESTIZA

En Michoacán, al igual que los demás estados del sur de México, gran parte de la población es indígena, la que a pesar de la larga noche de los quinientos años, sige viva en sus tradiciones y formas de organización; de hecho este país ya cuenta con un referente mundial en lo que respecta a un levantamiento armado indígena devenido en un proceso de autodeterminación, el Zapatismo.

Pero lo llamativo de lo que sucede con los Comunitarios de Michoacán es que ya no son exclusivamente las comunidades originarias las sublevadas, pueblos y ciudades mestizas se han sumado con igual ímpetu en esta guerra contra el narco, y esas mismas comunidades comienzan a ver con muy buenos ojos las experiencias de los concejos populares indígenas, ya que hasta el momento han demostrado su blindaje a las mañas, malas prácticas y corrupción del gobierno tradicional.

Al sureste del estado se encuentran los municipios de Coalcomán, Buenavista y Chinicuila, los cuales ya han iniciado su proceso de autogobierno, conformando asambleas locales y coordinando ya una instancia distrital que en las próximas semanas comenzará a operar. De estos tres municipio solo uno, Chinicuila, cuenta con un porcentaje de población indígena, sus habitantes descienden mayoritariamente de migrantes españoles, franceses y alemanes.

Comando de Autodefensas se instalan a las afueras de Los Reyes, 

al amanecer del día siguiente lanzarán su ofensiva.