martes, 10 de abril de 2007

Suicidio en hormigón


Las políticas en cuanto al turismo en canarias oscilan entre la estupidez y la megalomanía. Los propios políticos de las islas, en consonancia con los deseos de grandes empresas dedicadas al turismo, como otra variopinta gama de empresarios parece que se han propuesto destruir hasta el último rincón de naturaleza de estas islas.

Muchas personas atraídas por el clima evidentemente, pero también por la naturaleza y la tranquilidad que se respiraba en estas tierras, han visto como unas islas bonitas con algunas zonas dedicadas al turismo se han convertido en inmensos complejos turísticos, donde la naturaleza y las personas no tienen ningún valor.

Aunque sigue viniendo mucho turismo, desde hace años ya, hay voces, no solo de los habitantes de las islas, sino también de muchos turistas, que se quejan de la dirección que ha tomado la política en cuestiones de turismo. El turismo es sin duda una buena fuente de ingresos, pero siempre y cuando se dedique a este de una forma sostenible, y dejando también sitio a otro tipo actividades, así como a las personas.

El hacinamiento cada vez es mayor, y ello junto a muchas otras variables son probablemente los causantes de un aumento en cuanto a la violencia y el sentimiento de malestar generalizado que va creciendo en las Islas Canarias.

La evidente estupidez y ansia por embolsar grandes cantidades de dinero de los políticos canarios tampoco ayuda mucho a solventar este problema. La hipocresía de estos señores les hace capaces de afirmar que luchan “por lo nuestro“, refiriéndose a los valores, costumbres y en definitiva también el territorio canario, cuando la realidad es que no dudan en destrozar lo que se les ponga delante con tal de generar un beneficio para ellos y sus colegas de batalla.

Pero todo esto no es una novedad, ya a mediados de los 90 se hablaba de la sepultura de las Islas Canarias bajo el hormigón. Y dado que últimamente me ha dado por los documentales, les pongo a continuación “Suicidio en Hormigón“, uno que se hizo para la televisión alemana, y que generó bastante revuelo entre los empresarios y políticos de aquel entonces. El Gobierno de Canarias pretendió denunciar a los autores por calumnias, y por reproducir entrevistas con políticos “claramente manipuladas“.

La gente empezó a interesarse por dicho documental, y al cabo de unos meses, la TVE de Canarias se atrevió a traducirlo y reproducirlo al completo en un programa especial. En el vídeo se habla de Gran Canaria, Lanzarote y La Palma, porque eran las islas más afectadas por aquel entonces por el desmesurado crecimiento urbanístico.

No estaría mal, hacer un nuevo documental de este tipo, denunciado el estado actual de las cosas, hablando del resto de las islas, haciendo especial mención de Tenerife, donde se están llevando a cabo unas atrocidades sin igual.

Al parecer cuando el Gobierno de Canarias pretendió denunciar a la productora del documental, ésta los amenazó con un nuevo vídeo que tenían preparado en el que tratarían el tema de los emisarios de aguas fecales junto a las playas, y la cuestión del tratamiento de aguas fecales en las islas en general, el cual es lamentable.

Pues con esta reflexión y posterior explicación de algunas cuestiones les dejo el documental.


P.D.: Primero encontramos en reportaje buscando por GoogleVideo y nos entusiasmo, el video se ve viejo, hace casi veinte años de aquello, aunque las cosas solo han ido a peor, por lo menos en lo que al estado español se refiere. Y está más de actualidad que entonces. Después buscando información sobre el documental encontramos el blog de Slynation, que es de un tinerfeño, con textos y reflexiones interesantes, además de documentales. Asi que mejor que un local que nos de su visión.