viernes, 16 de marzo de 2007

Me matan si no trabajo y si trabajo me matan


Título original: Me matan si no trabajo y si trabajo me matan: La huelga obrera en la fabrica NSUD
Direccion: Raymundo Gleyzer
País de producción: Argentina
Producción: Cine de La Base
Formato: 16mm, Blanco y Negro, Mono.
Año: 1974
Duración: 20 min.














Documental sobre la situación de los obreros metalúrgicos, que a causa del plomo y las malas condiciones de trabajo, enfermaban y morían de saturnismo. Una de las ultimas apariciones publicas del diputado Rodolfo Ortega Peña, asesinado por las fuerzas paramilitares (AAA), días después de terminado este film.

"Este mediometraje integra el Ciclo Cine de Autor dedicado a Raymundo Gleyzer. El documental representa el trabajo más sólido de “Cine de la Base” y el último que pudo concluir Gleyzer, antes de que fuera secuestrado y trasladado al campo de concentración “El Vesubio” y se perpetrara su desaparición en 1976. La película denuncia las condiciones de trabajo inherentes a las relaciones capitalistas de producción a las que son sometidos los trabajadores para poder subsistir, condiciones que acaban incluso con sus propias vidas, como en el caso de los obreros de la fábrica metalúrgica Insud. Luego de la proyección del documental, se desarrolló una mesa de discusión y debate colectivo en torno a los conflictos laborales actuales y la organización de los trabajadores, con la participación de Julio Ibañez (por A.S.D.E.), Claudio Lezcano (por A.T.E.) y Diego Costa (por A.D.U. y C.T.A.)."







Me matan si no trabajo


Me matan, si no trabajo,
y si trabajo, me matan;
siempre me matan, me matan,
siempre me matan.

Ayer vi a un hombre mirando,
mirando el sol que salía;
ayer vi a un hombre mirando,
mirando el sol que salía:
el hombre estaba muy serio,
porque el hombre no veía.
Ay, 
los ciegos viven sin ver
cuando sale el sol,
cuando sale el sol,
¡cuando sale el sol!

Ayer vi a un niño jugando
a que mataba a otro niño;
ayer vi a un niño jugando
a que mataba a otro niño:
hay niños que se parecen
a los hombres trabajando.
¡Quién les dirá cuando crezcan
que los hombres no son niños,
que no lo son,
que no lo son,
que no lo son!

Me matan, si no trabajo,
y si trabajo, me matan:
siempre me matan, me matan,
¡siempre me matan!

Nicolás Guillén




1 comentarios:

jregadera dijo...

Comparto, y feliz día +1 del documentalista!